jueves, 25 de agosto de 2016

Cuando adoptar un perro se vuelve un problema. Parte 1

En mi carrera de entrenador, en la que llevo 28 años que han transcurrido como un suspiro, y los 18 años ejerciendo como médico veterinario, he presenciado varios cambios en la forma de pensar de la gente que tiene perros en su casa:



He visto gente que tenía al perro de la puerta hacia afuera y ahora vive con sus perros durmiendo en su cama, gente que tenía perros en la azotea y ahora los tiene integrados a la familia, gente que buscaba tener perros de raza y ahora toma cualquier perro vagabundo y lo introduce en su hogar...

Actualmente está de moda la adopción de "perros de la calle" aunque mejor deberíamos llamarlos "de vida libre", existiendo varias formas o maneras de llevarlo a cabo:








¿Adoptar es malo?

Primero quiero decir que no tengo nada en contra de las "adopciones" pero difiero de los métodos que emplean los autodenominados "protectores" para llevar a cabo este proceso, ojo, no digo que lo que hagan sea malo, lo que digo es que lo están haciendo mal, espero se comprenda la diferencia.

En una de ellas alguien decide que quiere un perrito adoptado (normalmente después de ver una película o programa de televisión) y ¡comienza la operación adopción! busca por medio del internet alguna persona o lugar en donde pueda llevarla a cabo, después de encontrar la más cercana a su domicilio o la que primero le aparece en el buscador, llama para pedir por favor un perrito en adopción, después de que hace un gran esfuerzo por retener la lista de requisitos, decide anotarla y se presenta al otro día con su solicitud en la mano en el "albergue", el cual normalmente es la casa de una persona que alberga decenas de perros "rescatados" o sea tomados de la calle donde vivían libremente OJO, no dije felizmente, ya que en la naturaleza la vida libre es de lo menos feliz que hay.

Una vez en el albergue o refugio comienza el interrogatorio: (Información verídica tomada de un formato de adopción de un centro de adopción reconocido)


1.- Comenzando por los datos personales (Si, esos que en malas manos pueden ser utilizados en tu contra)
2.- ¿Qué persona te autoriza a adoptar? (Puedes poner que tu mamá, pero si eres adulto se ve medio tonto, de todas formas debes responder algo)
3.- ¿Está toda la familia enterada de que se va a adquirir un animal de compañía? (Eeeh, comienzan los problemas en caso de que hayas olvidado consultar con tu cónyuge)
4.- ¿Está toda la familia de acuerdo en adquirir un animal de compañía? (Siguen los problemas en caso de que hayas olvidado pedirle permiso a tu cónyuge)
5.-La mascota que quieres la consideras como:
      -Un amigo
      -Un guardián
      -Un miembro de tu familia
      -Una compañía
      -Un animal
(Date por frito si respondiste que un guardián o que un animal, ya que la susceptibilidad de la persona "protectora" varía de manera proporcional a lo que tú desees el perrito)
Y sigue por más de treinta preguntas que rayan en lo personal y lo absurdo: tales como si planeas embarazarte (si fueras a pedir trabajo eso sería un delito), cómo es tu casa, cómo quieres a la mascota de carácter, alegre, juguetón , tranquilo (ni siquiera te han permitido ver a los perros y quieren que sepas como lo quieres) que harías con el "peludito" (por alguna razón esta gente cree que llamarle perro a un perro es peyorativo) si tuvieras que cambiarte de vivienda que pasaría con él y por último que le pasaría en caso de que murieras (como carambas puedes saber que va a pasar, pero bueno).





Después de responder el cuestionario por fin puedes pasar a ver los perritos, que en el mejor de los casos se encuentran todos juntos tras de una malla en un gran patio o terreno, los observas  y en este momento te preguntas cual será el adecuado.




<<Punto importante>> JAMÁS, o sea, JAMÁS se te ocurra preguntar ¿que razas tienen? ya que eso genera una violenta reacción de los animalistas que va desde correrte con cajas destempladas (siempre quise escribir eso) hasta preguntarte si tú tienes sangre azul y que lleves tu linaje para ver si algún "peludito" quiere irse contigo. Lo que no entienden los "protectores" es que la gente que llega con ellos no quiere un perro de raza, sino lo que busca es una referencia para saber si hay perritos como esa persona se ha imaginado, en cuanto a tamaño, apariencia y carácter. Ya que la referencia para saber eso son las razas, por eso es que preguntan.







Pero bueno, si pasaste el examen en ese momento y escogiste tu "peludito" aun no puedes llevarlo a casa, tienen que hacerte una visita y verificar que las condiciones de tu vivienda correspondan con lo que pusiste en tu solicitud y está sujeto a aprobación del "protector" el decidir entregarte o no al perrito.



Si fuiste afortunado después de todo ese proceso y de que se metieron a hurgar en tu casa, deciden darte al perrito. Ahí puede comenzar el verdadero problema. 

Si no te lo dieron, no te preocupes, hay otros muchísimos albergues donde puedes ir a seguir un proceso similar, aunque hay que decirlo, mucha gente se fastidia de eso y mejor compra un perrito, lo cual se hace en una tienda de mascotas o un criadero en unos cuantos minutos.


Aquí lo que pretendo es que los "protectores" revisen su estrategia, creo (a nivel personal conste) que si fuera más fácil el proceso, habría más gente que adoptaría, si utilizaran herramientas de "marketing" más adecuadas, más perritos tendrían una oportunidad. Si en lugar de enojarse dijeran cosas como: -Mira este es tipo maltesito, y aquel otro es como salchicha- La gente tendría mejor referencia y encontraría el perrito que desea, ¿que puede ser que alguien inadecuado adquiera así un perro? Si puede ser, pero si le desea dar un mal uso o abusar de un perro ¿creen que que se tomaría la molestia de acudir a un refugio? Seria mucho más fácil tomar uno de la calle, y así ni constancia deja. 

Creo que hacer fácil el proceso sólo tomando los datos de contacto y verificando que el perrito se encuentre bien tiempo después propiciaría un éxito en las adopciones, ya que varios "rescatadores" que conozco se quejan de que la gente no quiere adoptar perros y acusan a la gente de ser desalmada, cuando a lo mejor ellos mismos tienen que ver con eso.


 Ahora, ¿cual es el problema?
Lo trataremos la próxima semana.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario